¿Puede negarse el médico público a aceptar las pruebas de tu cuadro médico privado?

Las listas de espera cada vez afectan más a la sanidad española. En la última década, el crecimiento se ha visto aumentado de manera exponencial. Tanto es así, que el Sistema Nacional de Salud ha cifrado este aumento en en más de 90 % en los números de españoles esperando intervenciones quirúrgicas en el período entre 2009 y 2019. Esto quiere decir que en los últimos diez años las listas de espera han duplicado su tamaño.

En la siguiente gráfica podrás comprobar el desarrollo de las listas.

Estas esperas vienen derivadas, en un inicio, de las largas demoras en la realización de pruebas diagnósticas previas a la intervención. Esta es una de las principales razones por las que cada vez son más los españoles que se inclinan por recurrir al sector privado para realizarse las pruebas.

Del cuadro médico privado al publico

Tanto es así, que el propio IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad) ya cifra que tres pruebas diagnósticas que superan el 33 % en el sector privado con respecto al público.

Se trata de las Resonancias Magnéticas Nucleares (RMN), los PET y los TAC (Tomografía Axial Computarizada). Estas pruebas, a demás de tener largas listas de espera, resultan caras para el sistema público, por lo que se suele evitar su solicitud. De ahí que ya sea el 56 % de los españoles el que decide acudir al cuadro médico de su aseguradora para realizárselas.

Sin embargo, puede surgir la duda de si el cirujano o el especialista de turno puede negarse a aceptar las pruebas que le vengan de otro médico o de un centro médico que no sea al que te han remitido.

La opinión de los expertos sobre las pruebas privadas

Desde el propio IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad), aducen que ocurran casos de este tipo con la siguiente razón:

“no sé si sería por criterio médico o por cierta estigmatización del lugar donde se ha hecho la prueba”

Luis Mayero, facultativo y secretario general del IDIS

Además, destaca que los médicos conocen la situación actual de las listas de espera, así como el coste de muchas de las pruebas que sufren retrasos por el colapso de la sanidad pública. El rechazo de pruebas realizadas por una clínica privada supone una pérdida de dinero tanto para el paciente como para la Administración.

Asimismo, destacan que muchas pruebas conllevan un perjurio para la salud, como aquellas que conllevan dosis de radiación.

Una segunda opinión sobre el cuadro médico privado

No obstante, muchos de los médicos que rechazan estas pruebas privadas declaran que:

“Del mismo modo que el paciente tiene todo el derecho del mundo a solicitar una segunda opinión, los médicos también podemos hacerlo si sospechamos que ha habido algún fallo en el proceso”

Si bien es cierto que este argumento puede parecer pretencioso, remitiéndonos a nuevamente a las largas listas de espera, es posible que en el momento de la consulta esa prueba haya perdido validez. Por todo lo anterior, no debemos preocuparnos nunca por el realizarnos pruebas en una clínica privada de nuestro seguro.

Es más, si nos decantamos por acudir a los médicos y especialistas de nuestra póliza de salud, sería recomendable llevar a cabo todo el tratamiento en este lugar, puesto que la velocidad con la que seremos tratados será mucho mayor. De este modo, además estaremos ayudando a agilizar las listas de espera públicas, ayudando a la sanidad española.

Deja un comentario

Hola👋,
¿En qué podemos ayudarte?

Si es para pedir presupuesto para un seguro, coméntenos que seguro necesita.

Si es para buscar un especialista, indíquenos localidad y compañía a la que pertenece.
Powered by